Un escritor de ayer con vigencia actual: Stefan Zweig

En el marco de la cátedra Robert Musil, el colegio de Filosofía y Letras, el Foro Cultural de Austria en México y la Embajada de Austria en México conmemoraron los 75 años de la muerte de Stefan Zweig. El evento inició en punto de las 10:15 en el Patio de la Fundación, donde la rectora Mtra. Carmen López-Portillo Romano expresó su júbilo por este evento que no sólo conmemora el aniversario luctuoso 75 de un gran artista, Stefan Zweig; sino que también estrecha lazos culturales y amistosos con Austria. Además afirmó que este peculiar escritor nos recuerda que la historia se repite y que es necesario preguntarnos qué sucedió en el mundo que expulsó al escritor de su patria, en más de una ocasión.

Eva Hager, la embajadora de Austria en México, puso en contexto la difícil vida del autor; así como su capacidad de observación y análisis del contexto político y social que le tocó vivir. Fue sin duda uno de los primeros activistas sociales, que sin pertenecer a partido alguno o grupo político de poder, se dio cuenta, y lo dejó por escrito, de la terrible debacle que sufrió Europa tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial.

Este escritor con un estilo particular, que conjuntó a la perfección una meticulosa construcción psicológica de sus personajes con una brillante técnica narrativa, prácticamente vivió exiliado de su país, debido a su posición antibélica. Tuvo una amplia producción literaria, además tradujo a autores como Paul Verlaine, Charles Baudelarie y Émile Verhaeren. Perteneció a la vanguardia literaria de su tiempo.

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió en la Oficina de Guerra, pero pronto se exilió en Zurich, luego se trasladó a Suiza, donde trabajó como corresponsal y publicó textos en los cuales mostraba su visión apartidista sobre la turbulenta realidad europea. Luego del armisticio de 1918, regresó a Austria, donde criticó duramente las doctrinas nacionalistas, el espíritu de venganza que pululaba por todos lados en esa época y representó el empobrecimiento y debilidad de Austria. El relato histórico “Momentos estelares de la humanidad”, fue uno de sus libros más exitosos y fue publicado en 1927.

Cuatro años después, en su aniversario 50, celebró su cumpleaños rodeado de amigos como Thomas Mann, James Joyce, Paul Valéry, Arthur Schnitzler, Richard Strauss entre otros. Sabía que era el escritor en lengua alemana más leído, sus obras figuraban entre las más traducidas a diferentes idiomas. Justo a esa altura de su vida, con el ascenso de Hitler, llegó la censura: sus obras que antes se vendían como pan caliente en Alemania eran devueltas, como obras despreciadas, primero; y después como obras prohibidas.

En 1934 la policía de Salzburgo realizó un cateo en su casa, y a pesar de haber sido un acto fingido, Zweig supo que Austria estaba perdida, el clima se había vuelto insoportable, pronto se perdería la libertad personal. Después de este incidente decidió exiliarse, esta vez, en Londres. Finalmente, el 13 de marzo 1938 Austria cayó en manos de Hitler. Ese mismo año, Zweig tuvo que solicitar un pasaporte inglés para personas apátridas, porque el pasaporte de su propia nación era “non grato”. De modo que Zweig se convirtió de manera automática en enemigo de Inglaterra por su simple nacionalidad, aunque jamás hubiera profesado con el nuevo régimen e incluso lo hubiera criticado profundamente. Stefan Zweig se refugió entonces en Brasil en 1942, temeroso de que el mundo entero cayera en manos del nazismo.

Eva Hager recalcó que la autobiografía de Stefan Zweig, El mundo de ayer, debería constituir una obra de enseñanza escolar, sobre todo la parte de la Primera Guerra Mundial. La obra demuestra que no se requieren décadas para entender la historia, Zweig detectó inmediatamente lo que era el nazismo, el financiamiento que hubo detrás de ellos, y que permitió que crecieran tan rápidamente y que contaran con uniformes impecables, camionetas modernas y un armamento impresionante. Zweig explica el contexto social y político de manera sencilla y pertinente.

Zweig promulgó los valores humanistas y democráticos, el derecho a la opinión personal, la tolerancia, rechazó vehementemente el fanatismo, abogaba por la abertura de fronteras y por el intercambio. Esta actitud, mantiene al escritor más vigente que nunca.

La embajadora afirmó que la posición de Zweig ahora es más importante que nunca, pues los nacionalismos hoy en día amenazan de nuevo al mundo entero. Como es evidente con el lamentable caso de Brexit o con la tendencia a construir muros en lugar de puentes.

Para finalizar, la embajadora Eva Hager, afirmó que la Universidad del Claustro de Sor Juana se ha distinguido como hogar del humanismo, se posiciona como un lugar de encuentro y debate sobre candentes temas políticos nacionales y globales. Por ejemplo, fue en El Claustro donde el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos presentó su informe final sobre el caso Ayotzinapa, el 24 de abril 2016. En esta presentación la embajadora Hager estuvo presente.

Además agregó que para Austria es muy importante la solidaridad con México, pues fue el único país que protestó, por escrito, ante la Sociedad de las Naciones Unidas ante la ocupación nazi de Austria en 1938.

Para finalizar, reiteró que tanto la universidad como la rectora Mtra. Carmen López-Portillo son grandes aliados de la humanidad, la tolerancia, la promoción intelectual y cultural.