Hábitos para impulsar tu talento y construir tu futuro

En el Auditorio Divino Narciso de la Universidad del Claustro de Sor Juana, el martes 16 de mayo, la rectora Carmen López-Portillo dio la bienvenida a los asistentes a la charla “Hábitos para impulsar tu talento y construir tu futuro”, dictada por Rania Anderson.
Esta conferencia se enmarca en el movimiento He for She que la ONU Mujeres puso en marcha el año pasado, para generar conciencia y propiciar espacios, donde la igualdad entre mujeres y hombres sea patente. Además la Universidad ha trabajado varios meses con la Dra. Ana Güezmes García, directora de ONU México para adquirir los siguientes compromisos:

1. El protocolo de actuación en casos de violencia de género, acoso y hostigamiento sexual en la Universidad
2. Inclusión de educación en derechos humanos e igualdad de género en los planes de estudio
3. Mecanismo universitario de revisión de igualdad de género
4. Programa de estudios de investigación de género
5. Guía del lenguaje inclusivo
6. Apoyo institucional en eventos y programas con perspectiva de género

Aunque estos compromisos siempre han estado presentes en la institución, ahora se trabaja en un ambicioso proyecto encabezado por Lucía Melgar para influir en todas las licenciaturas e incluir contenidos que tengan que ver con derechos humanos e igualdad de género, destacó la rectora.

Rania Anderson es una reconocida oradora internacional, asesora ejecutiva, experta en el avance profesional de las mujeres que pertenecen a las economías en expansión. Nacida en Medio Oriente, en 1978 se trasladó a Estados Unidos donde hizo la Licenciatura en Negocios en la Universidad Estatal de Oklahoma y la Maestría en Ciencias del Servicio Exterior con especialidad en Negocios Internacionales por la Universidad de Georgetown. Comenzó su carrera en Bank of America donde trabajó en varios departamentos hasta obtener cargos de alto liderazgo. Habla en eventos para mujeres profesionales de todo el mundo, con un estilo refrescante, directo y pragmático.

Rania se mueve con soltura en el escenario, observa a su público y camina de un lado a otro. Primero afirmó que la escuela proporciona herramientas para triunfar dentro de la institución, pero no para el mundo laboral, por lo que es necesario estar conscientes de que las reglas cambian. Por ejemplo: en la escuela se nos pide nuestra participación; pero en el trabajo somos nosotros los que debemos tomar la iniciativa. En el trabajo es necesario fracasar y equivocarse para aprender e innovar; en la escuela en cambio con las buenas calificaciones basta.

El Foro Económico Mundial clasifica a los países en términos de desarrollo económico; México se encuentra en el lugar 66 de 140 países; pero en la participación económica de las mujeres, nuestro país está en el 129 de 140. Para revertir esta situación, la educación es fundamental. Por desgracia, las mujeres no están ingresando a la fuerza laboral de la forma deseada. Además, se estima que para 2030, 2 billones de trabajos dejarán de existir. El 65 % de estudiantes trabajarán en campos que hoy no existen. Esto quiere decir que las condiciones y oportunidades van a cambiar y hay que mantener el aprendizaje constante.

Con esta información, Rania habló de su propia vida: nació en Medio Oriente y la familia se mudaba de país cada dos años, siempre en el mundo desarrollado. A los nueves años vivió en India, donde reconoció el privilegio de que ella y su hermana pudieran asistir a la escuela y otros niños no. Observó que cuando los gobiernos hablan de expandir la economía, siempre se refieren a políticas asistencialistas, tasas de intereses, impuestos; cuando lo más importante es incluir a mujeres educadas en el mundo laboral para expandir las economías.

A partir de estos hechos, Rania decidió renunciar a su trabajo en 2010. Usó sus ahorros para viajar alrededor del mundo y entrevistar a mujeres de todas las edades y condiciones sociales, para dilucidar cómo tuvieron éxito en sus propios ámbitos.

El resultado de esta investigación se resume en seis hábitos:


• Ser inquebrantable. No darse por vencida. Quitar obstáculos del camino y procurar hacer lo que sí funciona.
• Prepararse. Mantenerse actualizada en cuanto a innovaciones y conocimientos en el ámbito de desarrollo.
• Enfocarse. Dirigir todos los esfuerzos al objetivo, sin distracciones. Es importante enfocarse en lo que representa el éxito para cada quien, tener ideas y ambición propias.
• Integrar. El trabajo y la vida van juntos, es necesario integrar ambas. Es fundamental escoger a la pareja correcta, tanto en casa como en el trabajo. Los valores y principios deben ser similares para que funcione la alianza.
• Acelerar. Buscar la promoción constante.
• Liderear. Dirigir, organizar, planificar.

El éxito se logra con los siguientes elementos equilibrados:


• Realizar el trabajo.
• Hacer el trabajo con excelencia, bien hecho.
• Exponer los resultados, dar a conocer lo que se ha hecho.

Rania Anderson finalizó la conferencia con el consejo:

¡En cuanto salgan hagan algo diferente, comprométanse a algo distinto, lo que ustedes quieran, el cambio empieza con nosotros y solo es a través de acciones!